ACB Entrevistas LEB Oro/Plata

Entrevista con Edu Hernández-Sonseca, un gran jugador en LEB Plata

Sus mejores recuerdos como madridista, la evolución del baloncesto, curiosidades de otras ligas y más

Nombre completo: Eduardo Hernández-Sonseca Lorenzo

Lugar y fecha de nacimiento: Madrid, 21/06/1983

Posición/Estatura: Pívot/2,12 m

Equipo: Basket Navarra (LEB PLATA)

Queremos agradecer a Eduardo y al club su colaboración y disponibilidad para la realización de la entrevista.

En tus comienzos ¿en qué jugadores te fijabas para jugar como ellos?

En mis comienzos cuando iba al pabellón pues veía a Joe Arlauckas y esa generación que ahora mismo poca gente la conoce o que la ha visto jugar. Cuando empecé en el primer equipo (Real Madrid) tuve la suerte de compartir vestuario con Žan Tabak, Dragan Tarlac, Éric Struelens o Iker Iturbe, como pivots, y al fin y al cabo eran para mi tipo de juego, de posición, eran mis maestros que me enseñaban; pero yo creo que luego en la filosofía y en respeto a este deporte de baloncesto pues Alberto Herreros o Alberto Angulo como jugadores nacionales y referentes en ese momento, yo creo que eran unos de los jugadores en los que me fijaba desde la grada y luego tuve la suerte de compartir vestuario con ellos.

Empezaste en las categorías inferiores del Real Madrid y llegaste a permanecer más de siete años en el club ¿Qué recuerdo guardas del Real Madrid, es duro soportar la presión de un club tan mediático?

Los recuerdos son muy buenos, yo creo que todo niño que hace deporte quiere practicarlo en su club, ya sea fútbol, baloncesto, balonmano, si tú eres de un club pues te gusta jugar en él; y llegar a ser profesional en él, pues ya es la leche básicamente. Presión, pues sí, por ser canterano, el jugador promesa, el que parece que todo el mundo tiene que apostar por él, pero bueno, yo creo que al final es algo que se lleva, te enseñan a llevarlo y hay momentos que te pesa más esa mochila, pero bueno, al final por suerte o por desgracia es un deporte y tienes que aprender a disfrutar de ello.

Has disputado 331 partidos en ACB ¿cuáles son tus mejores recuerdos?

Siempre te quedas con las finales, con los titulos conseguidos y con las derrotas y las eliminaciones en copa del rey o en playoff. Creo que el recuerdo más bonito siendo madridista, es el momento de mi debut, y luego, aunque a algunos les pueda picar, pues el conseguir una liga en el Palau Blaugrana, siendo madridista desde pequeñito conseguir un título en casa del eterno rival pues es una de las cosas, que bueno, a todo el mundo le gusta.

¿Qué cambios has notado en la forma de jugar entre las tres categorías (ACB, LEB ORO y PLATA)?

Hay mucha diferencia, la ACB es una liga mucho más dinámica, más talentosa, depende que tipo de competición pues hay más o menos contacto y al haber más talento o jugadores con más calidad, es más espectacular en algunas jugadas o partidos. Entre la LEB Oro y la LEB Plata yo creo que no hay mucha diferencia, está claro que a lo mejor la LEB Plata es más permisiva con el tema de contacto y es una liga en la cual mucha gente joven viene a ganarse la vida e intentar hacerse profesional, pero no creo que haya mucha diferencia más allá a nivel de contacto o de forma de juego.

¿Quién es el mejor jugador con el que has jugado de compañero?

Yo creo que en ese aspecto hay jugadores que depende de su forma de jugar es muy diferente, a lo mejor en la primera etapa en el Madrid pues tienes, como decía, a Alberto Herreros, Saša Djordjevic, o lo que era la antigua forma de jugar al baloncesto; luego pues compartir vestuario con Louis Bullock, es que hay tantísimos al final, … Felipe Reyes yo creo que ha sido uno de los jugadores que sigue marcando historia en este deporte. En la selección española compartir vestuario con gente como Juan Carlos Navarro, Pau Gasol, … marcar a un jugador para decir «este es el mejor jugador con el que he compartido vestuario», es complicado, puesto que al final después de tantos años hay tantos jugadores que siempre te dejarás a alguien; jugadores como Ricky Rubio o Rudy Fernández, jugadores que básicamente han destacado en este deporte y nadie puede negar que son los mejores jugadores nacionales.

Leer  Sorpresa en el último minuto

¿Quién es el mejor jugador contra el que has jugado?

Lo que comento, muchos de los jugadores que te he comentado antes han sido rivales luego en diferentes etapas de mi carrera, y es complicado. Un jugador, aunque no me toque defenderlo, que ha sido de los más difíciles de defender es Juan Carlos Navarro, eso no se puede negar, pero claro, luego me ha tocado enfrentarme contra Ricky Rubio o Rudy, y es que es muy complicado elegir con tantísimos jugadores dentro de esa lista.

¿Con qué entrenador has aprendido más?

Yo creo que con todos los entrenadores se aprende. Mi primera etapa con Sergio Scariolo, es un tipo de entrenador en el cual apuesta, te involucra dentro de una dinámica, a mi me ayudó mucho; fue el entrenador que dijo: «dejad de marear a Eduardo entre el primer y segundo equipo, se mete en la dinámica de la primera plantilla», y ahí se aprende mucho. Luego después en diferentes equipos, entrenadores como Aíto García, en esta temporada gente joven con poca experiencia que viene a demostrar el baloncesto que sabe, como Xabi Jiménez. Al final yo creo que no es que haya entrenadores con los que aprendes más, más que tener las ganas de aprender.

¿Cómo ha evolucionado el baloncesto desde que empezaste hasta ahora?

Ha evolucionado con los años que tengo. Al principio uno de los aspectos más fundamentales era que antiguamente los`4´eran`4´ puros, eran jugadores más interiores y los`5´igual, y ahora se apuesta por un baloncesto más abierto, los jugadores salen más a tirar de línea de 3, hay mucha más movilidad dentro del juego interior. Yo creo que esa ha sido una de las grandes diferencias de baloncesto entre antes y ahora, antes el base era base puro, escolta puro, alero puro,`4´puro y`5´puro, y ahora en cambio los los jugadores pueden hacer diferentes tipos de baloncesto.

Cuéntanos alguna curiosidad de tu paso por el baloncesto iraní, venezolano o belga.

Una curiosidad del baloncesto iraní: me tocó jugar contra un equipo que era del ejército, que aquello era como los amigos del barrio, el que no tenía la barriga cervecera, no sabía ni que era un balón, no se si estarían obligados o era una actividad que se les daba dentro del ejército; la verdad es que era curioso, en una liga profesional jugar contra un equipo del ejército, era muy curioso. En la liga belga, por ejemplo, los partidos eran después de cenar y era como que la gente iba allí a tomarse, no dentro de la instalación, pero ya venía del bar tomando unas cervezas y aquello era un festival, llegar la pabellón y aquello, pues imagínate, al fin y al cabo vienes después de cenar y es como que te vas de cervezas con los colegas y ves un partido de baloncesto. La verdad es que es una cosa curiosa pero era así. En el baloncesto venezolano era como «no pasa nada», es más, en una de las jugadas me rompieron la mano de un codazo y pitaron fondo porque dicen que había tocado balón y me rompieron la mano; luego viendo la jugada se ve como dos tíos saltan encima mía y ni balón ni nada. Creo que el nivel de contacto, bueno, te reventaban a hostias, y era como «no, no, no, si alguien ha tocado balón», – pero si me ha roto la mano, «te han roto la mano pero damos línea de fondo».

Cumples 36 años, ¿has pensado cuándo dejarlo o no te lo planteas todavía?

Dejaré de jugar al baloncesto en el momento en que me deje de divertir. Está claro que no quiero exprimir mi físico al máximo ni tener que retirarme por una lesión pero yo creo que en el momento que me deje de divertir será el momento en el cual quiera camiar de trabajo o de proyecto.

Estadísticas y curiosidades del baloncesto