ACB

Españoles en la ACB : esos “rara avis”


Entre los tres conjuntos de la Liga ACB que disputan la Euroliga suman un total de siete jugadores nacidos en territorio español (cuatro del Real Madrid, tres del FC Barcelona y ninguno del Baskonia), de un total de treinta y seis fichas disponibles entre las tres.

Españoles en la ACB : esos “rara avis”

En la temporada 1983/84 se fundó la Liga ACB y cada conjunto únicamente podía tener a un jugador extranjero. En aquel tiempo no tan lejano, el jugador extranjero que venía era de excelente nivel, que permitía mejorar la calidad de las plantillas. Más tarde, en 1985 se permitió tener dos jugadores extranjeros, lo que permitió tener dos tipos de jugadores diferentes que provenían de otras ligas (normalmente de los USA o de los Balcanes). Era un privilegio tener a Audie Norris, Drazen Petrovic, Arvidas Sabonis o Joe Arlauckas en las canchas de la ACB. En el verano de 1992 la gran revolución llegó con la llegada del tercer extranjero, lo que provocó que muchos clubes apostaran por jugadores de nivel medio para esta ficha del tercer extranjero. Posteriormente, en 1993 se firmó el Tratado de Maastricht que convirtió a todos los ciudadanos de Estados miembros de la Unión Europea en ciudadanos comunitarios, es decir, no extranjeros, y a partir de ahí la normativa fue permitiendo la entrada de jugadores no españoles de forma masiva, y actualmente únicamente se exige que en plantillas de 11 jugadores exista un cupo mínimo de 4 seleccionables, un máximo de 2 extracomunitarios no obligatorios y 5 jugadores de la zona FIBA Europa.

La temporada 2015/16 el porcentaje de jugadores extranjeros alcanzó el 66,9 %, siendo la liga de baloncesto con mayor número de jugadores no nacionales de todo el mundo. La cifra sigue decreciendo y al inicio de este curso baloncestístico 2016/17 el número total de jugadores nacidos en el Reino de España era de 61 jugadores, es decir, un 32 %.

Leer  Garuba brilla y el Real Madrid arrolla al UCAM Murcia

El problema es que muchos de los jugadores extranjeros que tenemos en nuestra competición liguera no tienen un nivel excelso, y antes al contrario un gran número de ellos tienen un nivel competitivo dudoso, y un pasaporte más que dudoso. En efecto, estos últimos años no se ha hecho extraño escuchar o leer sobre “pasaportes exprés” o “nacionalizaciones exprés” para que los clubes de la Liga ACB pudieran contar con jugadores extracomunitarios pero con pasaporte de Azerbayan (Jaycee Carroll nacido en los USA) o con pasaporte de Liberia (Othello Hunter nacido en los USA) que se beneficia del denominado “Acuerdo Cotonou”, del mismo modo que en su día lo hizo C.J. Wallace del FC Barcelona con su flamante pasaporte de la República del Congo.

La lectura final de esta situación es el claro perjuicio que se causa al baloncesto base y a los futuros jugadores nacidos en el Reino de España que ven como su posible acceso al mundo baloncestístico profesional puede verse truncado o incluso extinguido de seguir así la situación.

David Peña I Nofuentes @David_Penya2016

Mate Al Aro