ACB Artículos Euroliga

La guerra declarada entre los 2 pilares del baloncesto europeo

Josean Querejeta, presidente del Kirolbet Baskonia, en una fantástica entrevista hecha por el mítico Rafa Muntion declaro lo siguiente respecto a dejar la ACB y jugar solo euroliga “en estos momentos tenemos una muy buena competición en Europa como es la Euroliga. También hay una buena competición como es la ACB. La ACB, si quiere progresar, debe de tomar una serie de decisiones, especialmente en el aspecto económico. Decisiones importantes como las que ha tomado LaLiga (de fútbol). Si eso no ocurre llegará un momento en el que si la Euroliga sigue creciendo y la ACB no lo hace nos veremos obligados a jugar sólo una competición, la mejor en Europa. Creo que eso ocurrirá tarde o temprano, es algo que vengo diciendo desde hace tiempo y tenemos que estar preparados para esa situación”. Las intenciones del máximo responsable de Baskonia son claras, si la Euroliga sigue renovándose y obteniendo cada vez más audiencia y por lo tanto más beneficios económicos acabará dejando una ACB, que según el, está estancada económicamente.

Creo que tanto Josean como los presidentes de Barcelona Lassa, Real Madrid, Unicaja y Valencia Basket, que fueron partícipes de una reunión «secreta» con el propósito de discutir este tema y abandonar la ACB, no son conscientes de el daño y el destrozo que harían abandonando la ACB, dejándola prácticamente herida de muerte. Entiendo que miren por el beneficio de su propio club pero creo que deberían tener una mayor perspectiva de la situación completa y no solo ser cappaces de mirar por ellos, y solo ellos.

Se plantean dos grandes problemas, el propósito de la Euroliga de implantar un sistema de competición semejante al americano convirtiendo el baloncesto europeo en una especie de «NBA» del viejo continente y el inmovilismo absoluto de la ACB respecto a los problemas de la liga.

Jordi Bertomeu, el presidente de la Euroliga, está intentando americanizar el baloncesto europeo cuando todos sabemos que es completamente imposible. Todo es completamente distinto, el aficionado, el ambiente, el estadio, los clubes y su propia organización. Es una idea cuyo único propósito es conseguir el máximo dinero posible e intentar comercializar todo mucho más. Negociar con la pasión es algo inadmisible, ¿Qué pasaría con todos esos equipos que no sean los 5 que entren en esa liga cerrada? Fácil respuesta, desaparecerán, y junto a ello el interés y la pasión por el baloncesto de mucha gente en este país. Queremos que cuando la sección de deportes de un telediario empiece lo primero que se hable sea baloncesto, queremos que el baloncesto sea un deporte aún más mayoritario y que se abra y expanda a aún más gente, pero a la vez nos marchamos de la ACB, la dejamos morir y junto a ella a una gran cantidad de clubes por toda España y a una gran cantidad de años de historia. A estos 5 clubes les digo que tienen dos opciones, marcharse y dejar morir al baloncesto en este país o quedarse e intentar unirse y colaborar para que todo el país tenga el derecho a ver un gran baloncesto como es el español y más concretamente el de la ACB.

Leer  VALENCIA BASKET(65)-OLYMPIACOS(72)

Y el segundo problema, la ACB, el inmovilismo y la capa de cinismo por la que se encuentra rodeada. No se dan soluciones a las cosas y se requieren cambios, el baloncesto ha perdido tirón y se puede demostrar con números. La ACB ha perdido un 88 % de audiencia en los últimos 20 años, y no se ha tomado ninguna medida para frenar esto, tal vez haya que remodelar el sistema de competición, tal vez haya que emitir el baloncesto por abierto asegurándose que tenga un buen tratamiento. Esto al fin y al cabo son ideas que pueden ser estudiadas, lo que no se puede hacer es cerrarse en banda y echar el lagrimón porque la Euroliga te este comiendo el terreno, tomar decisiones y decidir un camino y un modus operandi. Esto no puede seguir así y hay que actuar para que nuestro baloncesto siga siendo igual de próspero que los últimos 50 años.

Yo espero que ambas organizaciones sean capaces de entenderse, admitir y mejora, por nuestro bien y por el bien de todos, por eso creo que comentarios como el de Querejeta no ayudan, no hay que crear confrontación hay que intentar buscar puntos en común e intentar con la ayuda de los clubes que el baloncesto en este país no desaparezca. Esperemos que nuesto porvenir sea fructífero y no acabemos haciendo del baloncesto europeo una «NBA» barata.

Aitor Aguirre Orozco