ACB Entrevistas Vintage

PACO “PICO PALA” VÁZQUEZ

El pasado martes 9 de junio tuvimos en directo en Instagram, a Paco Vázquez.

Un ejemplo de lo que supone la cultura del esfuerzo.

Una persona que desde niño entiende que lo que se necesita para triunfar es trabajo, trabajo y trabajo… y unas pizcas de suerte, por supuesto. La pizca de dar con un profesor en el colegio que se fije en él. La de que el TDK se cruce en su camino en un torneo de chavales. La de que sus padres confíen en él para que se pueda ir solo a Manresa, con 15 años. Y la de cruzarse allí con entrenadores de formación, de una calidad excelente.

Pero nada de eso habría valido para nada sin su esfuerzo. Según nos comentó, Paco trabajó duro sabiendo que ese era el único camino para llegar a la élite. ¡Y vaya si lo consiguió!

Tras unos escarceos en el TDK, cuyo único recuerdo de su debut es la imagen de Lavodrama, y un paso por Gijón, se afianza en la ACB a los 21 años. Es Luis Casimiro (entrenador suyo ya en Gijón) el que se lo lleva a Manresa, ni más ni menos que para ser campeón de Liga. Todas esas horas de entrenamiento acaban dando su fruto.

En Manresa pasa de la Gloria al Infierno del descenso. Lo que le lleva a recalar en el Unicaja de Maljkovic. En el primer año, campeones de la Copa Korac y a nivel personal, campeón del concurso de triples del All Stars ACB.

Parece claro, que las cosas no son por casualidad. Cuando das el 100% y además tienes talento por encima de la media, pasan estas cosas y acabas ganando un bronce del Campeonato de Europa con la selección, contra la Alemania de Nowitzki. Una selección atípica, dirigida por Javier Imbroda, donde Juan Carlos Navarro aún era suplente y Lucio Angulo titular.

Después de la etapa malagueña, Paco Vázquez (entre otros jugadores nacionales) es utilizado como pieza fundamental de un nuevo (y magnífico) proyecto que se gesta en Badalona. Otra vez, el trabajo bien hecho.

Son los años en los que el Joventut resurge.

Y de ahí, a Bilbao donde sigue siendo querido y recordado. Durante la entrevista, un espectador (si no recuerdo mal, fue Erik) le escribe que le siguen echando de menos por allí. Paco nos habla de la catarsis que se producía entre equipo y afición. Grandes recuerdos.

Pero toda esta trayectoria no cae en saco roto. A Paco Vázquez le dan la oportunidad en Málaga de hacerse entrenador. Y utiliza la misma filosofía que le fue tan bien como jugador: trabajo, esfuerzo y constancia.

Y ahí está. Le llamaron (a través de su ex compañero Peñarroya) para ofrecerle un puesto en Andorra. Y a pesar de que hubo un cambio en la dirección de banquillo, Ibón Navarro debió necesitar menos de dos minutos para comprobar que Paco es un currante y que le vendría fenomenal al equipo. Por eso sigue estando ahí.

La conversación acabó derivando, como no podía ser de otra manera, en la Fase Final de la ACB que comienza próximamente y que, esto es una opinión personal, va a deparar más de una sorpresa.

En resumen, que me quedé con la sensación de que había hablado con un grande del Baloncesto Español, aunque brujuleando en su cuenta de Instagram siga pareciendo un niño. Y que me encantaría verle triunfar como entrenador, porque una persona que repite frases como “trabajar con humildad” o “dar lo mejor de mí” es porque las tiene interiorizadas, y esos mantras son la base del éxito.

¡Mucha suerte Paco!

Os dejo el enlace de la entrevista, porque es mucho más interesante escucharle a él, que leerme a mí: https://www.instagram.com/tv/CBObD1aKVyS/?igshid=7y4akzahofn0

Víctor (@PosteMedio)