Artículos

Greg Monroe, el pívot deseado por Laso

La temporada actual no ha finalizado pero los equipos ya piensan en el próximo curso y Laso tiene un objetivo, Greg Monroe, que podría ser el sustituto de Thompkins.

La temporada actual nadie sabe si se va a poder acabar, y el Real Madrid es de esos equipos que tras ganar la Copa del Rey, quería lograr más títulos, luchando por la Liga Endesa y por la Euroliga. Pero esto está parado por el Coronavirus y por eso muchos equipos empiezan a pensar en el próximo curso.

Pablo Laso, entrenador blanco, le ha echado el ojo a un pívot, Greg Monroe, que es muy de su agrado por lo que puede aportar al equipo, sobre todo desde el poste bajo, algo que echa en falta en la plantilla actual y cuyo mayor damnificado sería Trey Thompkins, ya que Tavares es el 5 intocable para Laso y Jordan Mickey parece tener más potencial de 4 que de 5.

Greg Monroe es muy del agrado de Laso porque ha dado la talla en su primer año en Europa tras casi 10 años de carrera NBA tras ser elegido en la séptima posición del Draft de 2010 por Detroit Pistons, con unos números más que aceptables en su primer año en el Bayern de Munich, promediando 12,9 puntos por partido, 6,8 rebotes por partidos y 2,5 asistencias.

Los problemas con los que empezó Thompkins este año le hicieron perder la confianza de Laso, a pesar que tras su recuperación tuvo buenas actuaciones y parecía ser el pívot que el entrenador blanco necesitaba, pero si el mercado le ofrece la posibilidad de contratar a Monroe, no creemos que le deje escapar.

Por su parte Monroe estaría encantado de recalar en un equipo con mayores aspiraciones en la Euroliga como el Real Madrid, además de disputar una competición más atractiva como la Liga Endesa.

Leer  Kris Humphries, entre el deporte y la fama

Queda mucho para que este fichaje se pueda hacer oficial porque la temporada está parada y pocos saben lo que pasará, pero la llegada de este 2,11 de casi 30 años sería un refuerzo de lujo para un equipo que si algo tiene es un juego interior dominante en el viejo continente.

Juan Antonio Rodríguez Ordóñez