LEB Oro/Plata

EL JUGADOR QUE BRILLO Y LA ESTRELLA QUE SE APAGÓ

Empezare este serial con Club Baloncesto Peixefresco Marín. Por números igual no son los mas destacados o lo peores, pero si que intentare poner al que tuvo mejor progresión y ayudo más, y el que no cumplió las expectativas.

El jugador que más brillo.

Jacobo Díaz Alejano (nacido el 23 de julio de 1996 en Madrid), estuvo jugando cuatro años en la ncaa2 en la Universidad de Indiana de Pensilvania, donde cada año fue mejorando hasta llegar a su año de senior con unas estadísticas de 18 puntos 9 rebotes.

En la Leb oro jugo 24 partidos, se fue a los 10 puntos, 6 rebotes para un total 11 de valoración.

Le costo arrancar y ganarse los minutos, pero con el paso de las jornadas cada vez iba a más, siendo la jornada novena su punto de inflexión, haciendo un partidazo con 23 puntos, 7 rebotes, y 7 faltas recibidas para un total de 27 de valoración, que le habría podido dar el MVP de la jornada, a no ser por la estratosférica actuación de Agada que anoto 40 puntos para 46 de valoración.

A partir de aquí fue uno de los mejores nacionales y si habría un premio al rookie nacional lo lucharía con Jorge bilbao. En sus dos duelos, el primero fue para Jorge y el segundo para Jacobo, aunque ambas victorias fueron para el Cáceres.

Otra gran actuación llego en su ultima jornada donde se fue hasta los 21 puntos, 8 rebotes para un total de 28 de valoración.

Pienso que en las jornadas que quedaban solo podía ir a más incluso podía hacerse con algún mvp de la jornada.

 

 

LA ESTRELLA QUE SE APAGO

Joel Hernández Tifa (Teaneck, New Jersey, 12 de mayo de 1995), tuvo una muy buena trayectoria en la Ncaa, donde jugó Long Island Blackbirds, siendo su mejor temporada la de junior donde hizo 12 puntos, 6.5 rebotes y dos robos por partido.

Luego estuvo en Korea donde solo jugó dos partidos.

Y este año el Club Baloncesto Peixefresco Marín aposto por el como su estrella. Pero la cosa no funciono, estuvo en el equipo 16 partidos con una media de 7.4 puntos, casi dos rebotes y una triste valoración de 1.3, y lo peor de todo fueron sus porcentajes donde estaba en 31% en tiros de campo y 51 en tiros libres.

Como nunca encontró el ritmo de la competición y no supo reciclarse, Joel lanzaba todo lo que le venia a las manos y muchos tiros de muy mala posición, su media no llega a 10 tiros por partido pero es que sus últimos partidos apenas jugaba y lanzaba, así que posiblemente este mas cerca de los 12 o 14 tiros por partido. luego tampoco construía juego y tampoco era muy sacrificado el rebote.

En definitiva ,vino como anotador y no cumplió, y no supo acoplarse al juego del equipo y de la liga.

Marco. F. G. Enos