NBA Vintage

1992-1993 New Jersey Nets, una ilusión hecha pedazos

1992. La franquicia de New Jersey Nets venía preparando un proyecto de futuro desde hacía dos años y la temporada anterior ya había mostrado señales de progreso. Contrataron al entrenador, dos veces campeón con los Pistons, Chuck Daly, para dar ese paso más en el proyecto.

En la plantilla contaban con:

Dražen Petrović (28 años), el mejor escolta europeo, que se estaba consolidando en la NBA, desde su llegada al equipo, como un anotador y certero tirador de tres puntos. La temporada anterior había promediado 20,6 pts con un 44,4% en triples.

Derrick Coleman (25 años), un potente ala-pivot, número 1 del draft de 1990, que en dos temporadas estaba generando grandes expectativas, nada menos que elegido Novato del año. Estaba en unos números de 19,8 pts, 9,5 reb, 3,2 ast y 1,5 tap.

Kenny Anderson (22 años), un base veloz y escurridizo, que tras deslumbrar en Georgia Tech fue seleccionado el número 2 del draft de 1991. Aunque su primer año no fue muy bueno, se tenía mucha confianza puesta en él y se le consideraba una futura estrella de la competición. Por eso traspasaron al base titular Blaylock.

Chris Morris (26 años), la 4º elección del draft de 1988, escogida por los propios Nets, se trataba de un alero que llevaba las cuatro temporadas en la franquicia. Jugador más que correcto, aportaba alrededor de 13 puntos y 6 rebotes, además de defensa.

Sam Bowie (31 años), el pívot lastrado por las lesiones, otrora nada menos que la 2º selección del gran draft de 1984, parecía estar en su mejor momento; había conseguido disputar 71 partidos a 30,7 minutos de media, con unos promedios de 15 pts, 8,1 reb y 1,7 tap.

Entre los suplentes continuaban Chris Dudley, pívot con un rol cumplidor en rebotes y tapones,  Rafael Addison, alero con experiencia en Europa, y Tate George.

Para la temporada ficharon al pívot grande Dwayne Schintzius (solo disputó 5 partidos), al alero Chucky Brown, al fornido Jayson Williams (solo disputó 12 partidos), al base jamaicano Rumeal Robinson, que había cuajado una temporada buena en Atlanta, y al polémico y experimentado defensor (1 campeonato, una vez en el 2º quinteto defensivo) Rick Mahorn (34 años), que volvía a la NBA después de un año en Italia.

Con ilusión iniciaban la temporada frente a Philadelphia 76ers, y obtuvieron la primera victoria. Ganaron 114-111, con cada jugador aportando lo que se esperaba:

Petrović, 27 puntos, Anderson, 20 puntos y 8 asistencias, Coleman, 18 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias, Morris, 28 puntos, Bowie, 10 rebotes y 2 tapones, Dudley, 5 rebotes en 19 minutos y buena aportación de Williams y George.

En enero fichaban al veterano base Maurice Cheeks (36 años), un jugador de éxito, en su momento deportivo más bajo, llevaba nueve meses sin disputar un partido. Cuatro All-Star, 1 campeonato y el haber formado parte cuatro veces del 1º quinteto defensivo y una del 2º, le avalaban.

El 13 de enero saltaba a la cancha, aunque apenas 5 minutos, y el equipo ganó. También ganaron los siguientes cinco partidos en los que participó.

Un mes más tarde, llegaba otro jugador de renombre y muy querido por los aficionados, el anotador Bernard King (una vez máximo anotador , 4 All-Star, dos veces 1º quinteto NBA, una vez 2º quinteto NBA y una vez 3º quinteto NBA). Este alero que llevaba toda su carrera superando adicciones y lesiones graves, lograba una y otra vez volver a la élite. En la temporada 1990-1991 promedió 28,4 puntos y había vuelto al All-Star, pero para eliminar el cartílago se sometió a otra operación de rodilla perdiéndose la temporada 1991-1992. Es decir, regresaba a la competición tras 23 meses y tenía 36 años; esta vez iba a ser muy difícil volver a buen nivel. Empezó con buen pie o mano, según se mire, 8 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias y un tapón en 21 minutos, con triunfo añadido.

Leer  Las mejores despedidas de la NBA

Pocos partidos después, el 28 de febrero, no pudieron celebrar bien la abultada derrota que infligieron a los Knicks (102-76), al lesionarse la muñeca Kenny Anderson.  Los Nets presentaban 31 victorias y 24 derrotas tras ese partido. Anderson estaba demostrando lo que esperaban de él, era el primero del equipo en asistencias (8,2), el segundo en minutos (36,5) y robos (1,7) y el tercero en puntos (16,9), pero no pudo volver a jugar en la temporada.

La lesión cayó como un jarro de agua fría, y el equipo, aunque al principio siguió  ganando partidos, acabó derrumbándose, perdiendo diez de los últimos 11. El record final fue de 43-39, 12-15, sin el base. Aún así, conservaron un puesto en playoffs, los sextos.

Estadísticas de la temporada

Su rival en playoffs eran los Cleveland Cavaliers, y ellos estaban sin Anderson y con el factor cancha en contra. Tampoco participaría Dudley, y Schintzius, que solo había aparecido en cinco partidos, tenía que asumir minutos ahora.

En el primer partido de la serie, se vieron desbordados por el juego coral de los Cavaliers, que vencieron 114-98, con nueve jugadores anotando al menos diez puntos.

El siguiente encuentro en Cleveland, iba a ser diferente, el cinco titular de los Nets rindió a gran nivel e igualaron la eliminatoria, al ganar 101-99. Coleman (27 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias, 1 robo, 1 tapón, 48 minutos), Petrović (21 puntos, 4 rebotes, 40 minutos), Robinson (14 puntos, 1 rebote, 9 asistencias, 1 robo,  45 minutos), Morris (20 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, 4 tapones, 34 minutos) y Bowie (8 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia, 3 robos, 33 minutos).

El optimismo del factor cancha duro solo hasta que se celebró el siguiente partido, esta vez, en New Jersey. Los Cavaliers se llevaron la victoria por 93 a 84, y además, Bowie, solo pudo estar 13 minutos en la cancha y no volvió a participar en la serie.

Los Nets no querían ser eliminados ante su público y comandados por un completísimo Coleman (21 puntos, 14 rebotes, 8 asistencias, 2 robos, 9 tapones, 48 minutos) propinaron la victoria con más diferencia de la serie. También hizo un partido, Morris (22 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias, 4 robos, 37 minutos), que rindió en la serie por encima de lo esperado. Petrović  anotó 19 puntos, y desde el banquillo, el reaparecido Schintzius estuvo bastante bien (10 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias, 3 tapones) y Cheeks sumó 10 puntos. King apenas participaba.

Los Nets estaban luchando al máximo a pesar de las bajas. En el quinto y último partido, fueron a remolque, acercándose 77-81 con medio cuarto por jugarse. Ese fue el  momento más cercano que estuvieron, Daugherty, Nance, Price y compañía se encargaron de conseguir el triunfo para los de casa, 99-89. El partidazo de Daugherty (24 puntos, 20 rebotes, 8 asistencias, 1 robo y 2 tapones) y la defensa de Gerlad Wilkins sobre Petrović fueron claves, y no sirvieron los 33 puntos y 16 rebotes de Coleman, ni los 21 puntos y 12 rebotes de Morris.

Estadísticas de playoffs

Había mimbres para seguir aspirando con el equipo actual, pero la tragedia y las lesiones pasaron por muchos de sus jugadores. Un mes después de los playoffs, Petrović moría en un accidente de tráfico. Cheeks y King se retiraron. Mahorn solo disputó 28 partidos con el equipo y Morris 50. Robinson era traspasado a mitad de temporada pero solo disputaría 31 partidos entre ambos equipos. Brown, que cambió de equipo, solo participó en un partido durante la temporada y Bowie, que se fue a Lakers, solo jugó 25. Addison volvió a Italia y George acabó jugando en la CBA.

Daniel Galea Monreal

Estadísticas y curiosidades del baloncesto.
Autor del libro Baloncesto de película