NBA

ADIÓS AL NUEVO RÉCORD DE VICTORIAS DE LA NBA

La jornada nos deja una gran victoria de Miami sobre Milwaukee (106-89), en un partido que nos dejo muestras del nivel defensivo que puede lograr este equipo de cara a playoffs con las nuevas piezas adquiridas.

Como bien comenta el título de este artículo, esta última jornada de la NBA nos deja sin la posibilidad de tener un nuevo récord de victorias. Los Miami Heat se han impuesto en casa a los Milwaukee Bucks (106-89).

La victoria de Miami ha sido de forma coral en la que tanto el quinteto inicial como los jugadores de banquillo han acabado con un +/- positivo cuando han estado en cancha. Mención especial para Dragic con 15-4-4 y Crowder con 18-4-4, tras los serios Jimmy Butler (18-6-7) y Bam Adebayo (14-13-5). La clave del equipo para lograr otra victoria más en casa (26-4) se ha fundamentado en una buena defensa del tiro exterior dejando a Bucks en un 7/34 (20,6%) en tiros de tres puntos, para un total de 89 puntos para el equipo que lidera la competición en puntos por partido (119,1 PPG).

Por parte de Milwakee, el jugador más destacado ha sido Brook Lopez con 21 puntos y 6 rebotes, jugando por muchos momentos cerca de aro, algo a lo que ya no nos tiene muy acostumbrados. Las estrellas del equipo estuvieron muy por debajo de su nivel con malos porcentajes de tiro, Middleton (4/16) y Antetokounmpo (6/18). Este último pagó su frustración con Dragic con un choque a falta de 4:34 en un contraataque durante el parcial que acabo rompiendo el partido de 10-0 a falta de 3:56 (79-96) para el final del partido.

Con esta victoria Miami vuelve a recuperar la estabilidad, encadenando 3 victorias seguidas (39-22) -venía de un 2-5 en los últimos 7 partidos- y empieza a encajar las piezas que llegaron antes del cierre del periodo de traspasos. Milwaukee sigue por su parte líder de la conferencia y de la liga (53-9) y sin preocupaciones de perder dicha condición, a pesar de ver borrada la posibilidad de superar el récord de los Warriors del 2016.

Alberto Vázquez García