NBA

Apología de uno de los jugadores más infravalorados de la historia reciente de la NBA


Los Portland Trail Blazers cabalgan en tercera posición la Conferencia Oeste desde hace una semana. Recientemente, lograron frente a los Clippers su decimotercera victoria consecutiva, la racha de victorias más larga actualmente de la liga. Asimismo, podría afirmarse que todas ellas han tenido un denominador común, y este no es otro que Damian Lillard.

Apología de uno de los jugadores más infravalorados de la historia reciente de la NBA

sbnation.com

El base californiano, elegido en el número 6 del draft del 2012, se ha ganado a pulso en su sexta temporada como profesional el estatus de ser una de las mayores estrellas de la mejor liga de basket del planeta. Sin embargo, el camino no ha sido fácil, y es que el hecho de pertenecer a un mercado no tan mediático, como es el de los Blazers, le ha restado reconocimiento.

En su temporada de rookie, Lillard ya dio muestras de lo que podría llegar a ser en un futuro, siendo nombrado Novato del Año y formando parte además del mejor quinteto de novatos. Aquel año, firmó unos promedios de 19 puntos, 6,5 asistencias y 3,1 rebotes.

En su segunda campaña, asentado ya como uno de los jóvenes más talentosos de la liga, llevó a la franquicia del estado de Oregon a los Playoffs como complemento a un Lamarcus Aldridge en plena madurez. Pese a que cayeron en Semifinales de Conferencia frente a los todopoderosos Spurs -que posteriormente se proclamarían campeones-, Lillard fue elegido en el tercer mejor quinteto de la liga. Además, fue seleccionado por los entrenadores para participar en el Partido de las Estrellas del All-Star Weekend, un logro importante para alguien de tan corta carrera.

El hecho de que los Blazers mantuviesen gran parte del bloque que los había llevado previamente a la postemporada motivó la realización de una nueva gran Regular Season que les permitió una nueva aparición en PO. El californiano fue parte, una vez más, del Oeste junto a varios de los mejores jugadores de la liga en la cita del All-Star. No obstante, la franquicia cayó a las primeras de cambio en las eliminatorias para el título frente a los correosos Grizzlies, hecho que motivó la marcha de la cara más visible de la franquicia, Aldridge, a los Spurs como agente libre en el verano de 2015.

Lillard se convirtió por pleno derecho en el jugador franquicia y “go-to-guy” del equipo. Pese a que los de Terry Stotts se veían avocados a la reconstrucción, el equipo se encontró con la explosión de CJ McCollum, que se convirtió en un escudero de lujo para el base, ya dos veces All-Star. Bajo la batuta de ambos, Portland finalizó la campaña 15/16 como quinto clasificado, con un Lillard espectacular siendo capaz de promediar 25,1 puntos y 6,8 asistencias. Sin embargo, su buen rendimiento no le valió esta vez para ser All-Star, aunque la NBA más tarde reconoció su error incluyéndole en el segundo mejor quinteto de la liga.

Leer  Playoffs 2019

Los Blazers caerían en Semifinales de Conferencia frente a los Warriors, algo que volvería a repetirse la temporada pasada pese al buen hacer de Lillard y McCollum. En la 2016/2017, el americano firmó la que hasta ahora ha sido mejor campaña de su carrera, promediando 27 puntos y 5,9 asistencias. Aunque sus números le situaban en la élite de la liga, el base falló a la cita del Fin de Semana de las Estrellas por segundo año consecutivo, y esta vez, además, pese a llevar a su equipo a la postemporada, no fue seleccionado en ninguno de los mejores quintetos de la liga.

El jugador formado en la Universidad de Weber State se sintió profundamente decepcionado frente a la falta de reconocimiento de la NBA hacia su figura, algo que usó como motivación para encarar esta temporada. Dicho y hecho, y es que el base tiene a su equipo tercero en el “Salvaje Oeste”, siendo elegido All-Star y dándole el reconocimiento merecido a sus 26,7 puntos, 6,5 asistencias y 4,5 rebotes por noche. Los Blazers llevan 13 victorias consecutivas y él lleva 15 partidos sin bajar de la veintena en cuanto a anotación se refiere.

“Mr. Clutch” es el líder absoluto de su equipo, que bajo su mando puede llegar muy lejos esta temporada. Tanto, que el buen rendimiento de Lillard y los de Oregon ha suscitado los elogios de uno de los mejores de todos los tiempos, LeBron James, que ha dejado claro en recientes declaraciones a USA Today que Lillard es uno de los mejores de la liga y que le encantaría jugar con él.

Es complicado tratar de aventurar dónde acabaran los Blazers allá por el mes de junio no obstante, aunque sí podemos afirmar que ha llegado la hora de Damian, esa en la que en los momentos clave de los partidos asesina a sus rivales cuando quedan pocos segundos en el reloj de partido.

Datos y estadísticas vía: nba.com, usatoday.com y basketball-reference.com

Alen Martín Ortega

@alenmartin95

Mate Al Aro