NBA

Sorpresas y decepciones antes del All Star

Equipos que por diferentes motivos están mejorando los pronósticos o por el contrario están a un nivel inferior al esperado

Llega el All Star Game este fin de semana y es momento de realizar el balance sobre los equipos que más han sorprendido y han decepcionado hasta la fecha. Equipos que apuntaban por nivel de plantilla a cotas más altas y que no están rindiendo como deberían y, por el contrario, equipos que no prometían nada en el inicio de temporada y que están rindiendo a un nivel muy alto.

Dividimos esta evaluación en las dos conferencias. En primer lugar, comenzamos con la Conferencia Este, donde si hay un equipo que esta rindiendo por encima de sus expectativas y por encima de lo que muchos analistas dictaban serían los Miami Heat. La franquicia dirigida por Eric Spoelstra esta asentada en la cuarta posición del Este, con un ritmo de juego vertiginoso, donde están liderados por un gran Jimmy Butler y un grupo de 7-8 jugadores que promedian cada noche dobles dígitos. Otro de los equipos que esta cuajando un gran año es Indiana Pacers. Con un roster muy renovado y la baja de Victor Oladipo (ya ha regresado), nadie contaba con que estarían 6º en su conferencia y que, con la vuelta de su jugador franquicia, pueden aspirar a cotas más altas y ser un hueso duro de roer para cualquier rival.

Por el contrario, nos encontramos a algunas franquicias que no han dado el nivel esperado como los Philadelphia 76ers. Al principio parecía que se disputarían con los Milwaukee Bucks el nº1 de la clasificación, pero mostrando un nivel tan irregular están sembrando muchas dudas y muchos ya los han quitado del grupo de equipos favoritos al título. Motivos no les faltan. También están siendo un fracaso equipos como Atlanta Hawks que, pese a tener un plantel muy joven e inexperto, hacían presagiar que podrían luchar por entrar en los playoffs y se han encontrado con que Trae Young es el único jugador que esta dando un nivel superlativo, sintiéndose muy solo en pista y con los problemas que esto puede llegar a tener en el futuro. Misma situación es la vivida por los Chicago Bulls. Viendo el nivel mostrado la temporada pasada, todos pensaban que este podría ser el año en el que volverían a los puestos altos de su conferencia, pero nada más lejos de la realidad. Zach LaVine es el líder del equipo y el único que mantiene o mejora el nivel del año anterior. Decepcionante la temporada de Lauri Markkanen.

En el otro lado del país nos encontramos a los Oklahoma City Thunder y Memphis Grizzlies. Dos equipos que parecía lucharían por no quedar el último en la Conferencia Oeste y que cierran la clasificación para playoffs en el 7º y 8º puesto respectivamente. La dirección de Chris Paul, combinada con la explosión de Shai Gilgeous-Alexander y la salida desde el banco de Dennis Schroder han convertido ha su equipo en una de las gratas sorpresas de la temporada. Los Grizzlies también sorprenden, sobre todo por la maestría del favorito al ROY, Ja Morant. Pese a ser su primer año como profesional, dirige a su equipo como si llevará toda la vida con ellos. También podríamos incluir a Dallas Mavericks en este selecto grupo, ya que se esperaba que sufrieran para entrar en playoffs, pero su nivel de juego, así como el mostrado por su jugador estrella, Luka Doncic, están haciendo las delicias de los aficionados tejanos y sueñan con realidad grandes gestas en los próximos años. En los últimos partidos su nivel ha descendido, sobre todo por la lesión del esloveno.

Leer  ¿Qué nos dejó el NBA All-Star Weekend?

Finalmente, nos encontramos con los equipos que se esperaba en los playoffs y que ni tan siquiera están cerca de poder ser uno de los ocho candidatos para entrar. Hablamos de franquicias como Portland Trail Blazers, Phoenix Suns o Sacramento Kings. Los Blazers han acusado el bajon de rendimiento de CJ McCollum, dejando solo a Damian Lillard. Los fichajes tampoco están ayudando a revertir la situación y no parece que pueden conseguir arrebatar alguna de las últimas plazas que dan acceso a la postemporada. Los Suns tenían expectativas altas con un gran equipo y grandes aciertos en los fichajes y renovaciones, prometían dar guerra a todos los rivales y ser un candidato a los playoffs. Nada más lejos de la realidad. Un juego muy irregular y continuas lesiones están impidiendo que consigan el nivel óptimo. Por último, los Kings, quienes en pretemporada formaron un equipo joven, pero con experiencia, con las posiciones bien cubiertas con jugadores que pueden rendir en ambos lados de la cancha, apenas han podido cosechar un puñado de victorias y Luke Walton no ha dado con la tecla que haga funcionar a un equipo que parece destinado a fracasar.

En esta lista hay dos grandes ausencias justificadas. Por supuesto que podríamos catalogar como decepcionante la temporada de Golden State Warriors, pero que equipo no mostraría este nivel si, además de marcharse Kevin Durant, se lesionan para toda la temporada tus dos mejores jugadores (Stephen Curry y Klay Thompson). Un barco a la deriva que seguro estará entre los grandes favoritos la próxima temporada. También estarían los New Orleans Pelicans, pero tienen como justificación la larga ausencia de la bestia Zion Williamson y la irregularidad de sus jugadores (aun muy jóvenes), que les falta experiencia para rendir en determinados momentos de los partidos.

Veremos quien consigue mejorar o empeorar hasta el final de temporada. Al aficionado solo le queda esperar y disfrutar de lo que queda de temporada, salvo si eres fanático de uno de los equipos catalogados como “fracaso”. El tiempo dictará sentencia y veremos a final de temporada quien endereza el rumbo y quién se da por vencido y esperará al próximo curso para volver a la elite.

Temas relacionados
Javier Arquero