Sin categoría

El Madrid alza la voz de la victoria en el silencio de Milán

Los de Laso se impusieron a las bajas, a un mal inicio, a un combativo Olimpia de Milán, y a una cancha vacía, y consiguieron la victoria por 73-78

Nada parece que pueda frenar sus ganas de ganar. Ni las múltiples bajas con las que el equipo blanco afrontaba el partido- a las ya habituales de Llull, Randolph y Mickey, se sumaban las de Deck (tocado en el hombro del partido del domingo en Málaga, y Causeur-, ni la doble jornada de Euroliga sabiéndose ya clasificados para los cuartos de final, ni si quiera los condicionantes extra-deportivos que han rodeado a su compromiso en tierras italianas. El Real Madrid se sobrepuso a todo los obstáculos y termino tomando la cancha del Olimpia de Milán por 73-78.
Los de Laso comenzaron fríos y muy espesos en ataque. El entrenador vitoriano sorprendió de inicio alineando a tres teóricos interiores en el quinteto inicial, algo que pese a parecer algo extraño, ha venido utilizando en distintas situaciones de partido durante esta temporada. Campazzo, Carroll, Garuba, Thompkins y Tavares fueron los elegidos para saltar a la pista, y pareció que lo hicieron mimetizados por la solemnidad del ambiente. Rápidamente los jugadores de Milán se metieron en partido estableciendo la diferencia en 17-7 casi de salida. Parecieron adaptarse mejor a la falta de su propia afición, y dominaban al equipo blanco en los dos lados de la cancha.

El primer cuarto avanzaba, y la diferencia de diez puntos parecía instalarse en el marcador. Ante esta situación Laso comenzó a mover el banquillo, y buscó algún elemento exterior,- Thompkins era la única referencia en ataque-, en el que poder sostener al equipo.
Campazzo se cargó con dos faltas demasiado temprano y tuvo que se reemplazado por Laprovittola. El argentino jugó una alta cantidad de minutos y terminó con una notable actuación, que únicamente se vio mermada por su elevado número de pérdidas de balón, su único lunar en un gran partido que le debe servir para seguir cogiendo confianza. Rudy y Taylor entraron en busca de esa referencia en ataque, pero naufragaron en un primer intento sin ser capaces de dar demasiada fluidez al ataque, y sin subir el listón necesario en defensa. El primer cuarto terminó con un 27-11 a favor de los italianos y con sensaciones no demasiado positivas.

En el segundo cuarto un gran arreón de carácter y defensa llegó a poner las tablas en el marcador. Anteriormente, la diferencia se había disparado a más 17, la máxima que tuvo el Olimpia de Milán en todo el partido. Los de Messina, liderados por un gran Moraschini (15 puntos en la primera parte) acertadísimo desde más allá de la línea de 3, dominaban al equipo blanco que no parecía responder como deseaba. Sin embargo, la ya mencionada entrada de Laprovittola, Rudy, Taylor y Felipe Reyes dio aire fresco al equipo, y lo llevaron en volandas hasta el 30-30 con un 0-15 de parcial que el equipo blanco le endosaba al local en un abrir y cerrar de ojos. La reacción de los italianos no se hizo esperar, y terminó abriendo de nuevo la diferencia hasta el 45-35 del descanso volviendo de nuevo así la diferencia de 10 puntos que se instaló en los primeros minutos del partido.

Leer  Brock Motum, primer fichaje del Valencia Basket

En el tercer cuarto, un intercambio de canastas mantuvo la distancia en diez puntos, finalizando el período con un bajo parcial general de 10-11. El Madrid seguía sin encontrar esa referencia exterior que tanto necesitaba si quería hacerse con el partido, y solo Tavares- que terminó con doble doble, y que se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera-, la calidad de Thompkins, la manija de Laprovittola, y la garra y fuerza de Garuba mantenían al equipo en la pelea por el partido.

Todo cambió en el último cuarto. Una antideportiva cometida sobre Ruy- excelsa segunda parte del mallorquín-, por Sergio Rodríguez -con pocos minutos de juego, ya que terminó partido el último partido en Kaunas-, reactivó al equipo de Laso, que terminó dominando al rival con un último cuarto sensacional. Recuperó la diferencia de 10 puntos y se impuso tanto en ataque como en defensa para terminar controlando el partido pese al conato de orgullo final mostrado por el equipo de Messina.

Representativo parcial de 18-32 final, en el que Rudy fue protagonista con su característica intensidad defensiva y un gran acierto desde el 6,75 siendo así la referencia exterior que tanto necesitaba el equipo, que junto a Tavares, Thompkins y la manija de Laprovittola – con él en pista el Madrid consiguió remontar dos veces y mantener el liderato en el marcador-, finiquitaron a un combativo Olimpia Milán que se resistió a entregar la victoria hasta el final. Los de Laso siguen con su gran racha pese a las bajas y ahora toca pensar en el Jueves, el Asvel visita el Wizink Center, partido al que Campazzo llegará con un descanso inesperado, ya que debido a que no realizó un partido excelso como nos viene teniendo acostumbrados, pudo descansar más de lo habitual. No hay mal que por bien no venga.